Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

4 Historias de terror en hospitales de Mexicali

Entrada publicada en:

Notas

Ya empezó el mes del terror y las mejores historias están en los hospitales de Mexicali. Estas anécdotas terroríficas son de enfermeros anónimos que quisieron platicarnos sus experiencias trabajando en turno nocturno.  

  1. Enfermero/a – anónimo: yo estaba atendiendo a una señora muy mayor de unos 86 años que tenía problemas para respirar y que no iba durar dos noches en el hospital, nunca nos dijimos ni una palabra en el tiempo que estuvo aquí y yo fui la primera en darme cuenta que ya había fallecido, y me di cuenta que en su manos izquierda tenía el puño cerrado, con una nota que decía “yo siempre voy a estar aquí” el tipo de papel era viejo y tenía un olor muy malo y yo en ningún momento la vi escribiendo, y yo nunca le di papel ni pluma.
  2. Enfermero/a – anónimo: Estaba en turno de la tarde, y me tocó estar cuando un paciente falleció y cuando retiraron el cuerpo del cuarto, yo fui a retirar los aparatos con los que se encontraba el paciente, entonces escucho que suena el timbre de un cuarto, que es cuando alguien llama para atención de un enfermero, y resulta que el timbre venía del cuarto donde falleció el paciente, no le hice caso, lo quité, y seguí mi trabajo, entre nuevamente al cuarto y volví a escuchar el timbre, y otra vez era el cuarto donde falleció el paciente y donde estaba yo limpiando.  
  3. Enfermero/a – anónimo: Era la primera vez que estaba de guardia en el hospital, y todos ya me habían dicho que en las noches se aparecía un niño pero yo no les creí, dije hay es una broma para los novatos, entonces yo estaba ahí arreglando los papeles de los pacientes o atendiendolos cuando me necesitaban. Entonces se hizo más noche,  y escucho que golpean la pared que estaba atrás de mi y la neta no le di mucha importancia, primero fueron golpes leves, pasaba tiempo y el golpe fue aumentando se escuchaba más fuerte, pensé que los otros enfermeros me estaban haciendo una broma, por eso no le tome mucha importancia, entonces solo para perder tiempo y entretener me, empeze a contar los golpes y eran 1, 2, 3 , 4, 5, 6….y se dejó de escuchar. Eran seis golpes cada seis minutos, y ahí fue cuando empecé  asustarme un poco, por todas las películas y mitos con el número 6 ya me estaba imaginando lo peor. Y se me ocurrió regresar los golpes y ya menos del minuto se escucharon los golpes seguidos y fuertes, tan fuertes que se tiraron los cuadros que adornaban la pared, por eso ya ahorita solo tenemos un reloj.
  4. Enfermero/a – anónimo: Cuando yo estaba en mi tiempo de guardia ya era muy noche para eso de las 3:30 am y  pues a veces los guardias y las enfermeras hablamos por el radio para contarnos chistes o algo hacerca de un paciente, para que el tiempo pase más rápido y entretenernos. Esa noche yo estaba hablando con el guardia de noche por el radio y él me pregunta “¿oye trajiste a tu hijo otra vez? para que baje aqui tengo una pelota” y yo le conteste que no y que no había nadie en el pasillo, que no sabia de que estaba hablando.Entonces él me comentó que por el radio se escuchaba la risa muy fuerte de un niño y yo deje el radio prendido en el pasillo donde estaba yo, para ir a escuchar el radio del guardia. Hazte de cuenta que el cuarto de guardias pues tienen varias pantallas de las cámaras de vigilancia y los radios para diferentes enfermeros, yo llegue ahí con él y él puso la pantalla de mi pasillo y prendió el radio, y en cuanto prendió el radio se escucharon las risas de un niño pequeño, pero eran como si en verdad el niño se la estuviera pasando bien, la risa duro como un minuto y medio, y cuando dejó de reírse se vio en pantalla que alguien tiró los papeles que tenía arriba del buró. Cuando se lo enseñe a otros guardias todos dijeron que fue el viento.

 

 

Por: 01 de octubre del 2018



Loading Facebook Comments ...
Deja tu Comentario
*Tu comentario sera publicado tras su aprobación